TOP de Angol condenó a penas efectivas a autor de delitos de receptación y conducción de vehículo con placas patentes falsificadas

En fallo unánime el tribunal aplicó, además, a Llanca Nahuelpi las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena; más el pago de multa de 106 UTM.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Angol condenó a Fabián Alejandro Llanca Nahuelpi a la pena de 4 años de presidio efectivo, en calidad de autor del delito consumado de receptación. Ilícito perpetrado en mayo de 2020, en la comuna de Ercilla.

En fallo unánime (causa rol 55-2022), el tribunal –integrado por los magistrados Karina Rubio Solís (presidenta), Francisco Boero Villagrán y Etienne Fellay Bertholet (redactor)– aplicó, además, a Llanca Nahuelpi las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena; más el pago de multa de 106 UTM.

Asimismo, Llanca Nahuelpi deberá cumplir 541 días presidio, accesorias de suspensión para cargos y oficios públicos por el tiempo que dure la condena, suspensión de la licencia de conducir, o inhabilidad de obtenerla, por un año; y el pago de una multa de 50 UTM, como autor del delito de conducción de vehículo motorizado con placas patentes falsificadas.

En la causa, el tribunal decretó la absolución de Llanca Nahuelpi y del coimputado Ramón Matías Toris Quiñinao de la acusación fiscal que les atribuía autoría en los delitos de disparos injustificados y porte ilegal de armas de fuego.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que: “(…) el 12 de mayo de 2020 Fabián Llanca Nahuelpi mantuvo a su disposición el vehículo Nissan Juke N° de Chasis SJNFAAF15Z6184709, de propiedad de Bernardita Lara Contreras, el cual había sido sustraído mediante robo ocurrido el día 13 de julio de 2019, en la comuna de Puente Alto, Región Metropolitana, y lo condujo además durante ese día, utilizando a sabiendas las placas patentes únicas GRYB-61 falsificadas y de confección artesanal, las cuales corresponden a un vehículo distinto, por lo que el imputado conocía el origen ilícito de la especie”.

Asimismo, aproximadamente a las 20:45 horas del día siguiente, 13 de mayo de 2020, “(…) un número indeterminado de sujetos a bordo de un vehículo Nissan Juke, concurrieron a la Subcomisaría de Ercilla, ubicada en Tucapel con Ercilla, de la ciudad de Ercilla y mientras permanecían en su interior varios funcionarios policiales, efectuaron diversos disparos con armas de fuego, de proyectil único. El mismo día a las 20:57 un vehículo Nissan Juke se desplazó hasta el domicilio ubicado en calle Comercio N°390, de la ciudad de Ercilla, mientras se encontraban en el interior René Urban Pagnard, y Juana Astete Toledo, lugar al cual efectuaron disparos, impactando en diversas dependencias del inmueble, tanto en el interior como al exterior de este, el cual era custodiado por personal de Carabineros de Chile. El mismo día y hora, solo a minutos de ocurrido el hecho anterior un Nissan Juke, concurrió hasta el Fundo Melanie, ubicado hacia el Poniente de la Ruta 5-Sur, de la comuna de Ercilla, donde se ubica la casa habitación de Patricia Urban Astete, Franklin Carmine Bruggnik, y sus hijos, y efectuaron diversos disparos, sin alcanzar a impactar el inmueble, el cual era custodiado por funcionarios de Carabineros de Chile. A las 21:02 del mismo día, un vehículo Nissan Juke, concurrió hasta la Escuela Santa Rosa, ubicada en el sector Ancapi Ñancucheo, de la comuna de Ercilla, en el km. 5 de la Ruta R-50, efectuado disparos en contra del referido establecimiento, el cual era custodiado por funcionarios de Carabineros de Chile, dándose a la fuga”.

Para el tribunal: “(…) a modo de resumen, la prueba acredita que el vehículo involucrado en los hechos del 13 de mayo de 2020 es un Nissan Juke, sin embargo no hay prueba alguna que permita concluir que el Nissan Juke de los hechos del 13 de mayo de 2020, sea el mismo que se ubicó después, en junio y que portaba la PPU GRYB 61, y que, aún de poder establecerse que fuera el mismo, no por ello se puede dar por probado que los acusados eran los que iban en él el día de los hechos, respecto de Llanca porque no hay prueba alguna de participación, respecto de Toris está el jockey recogido, con su ADN (con la precisión que, dado que se trata de un fragmento incompleto de ADN, por eso le llaman degradada o incompleta, la probabilidad que el resultado sea correcto baja pudiendo haber sido un pariente el que lo usó y no Toris) y el de un tercero, así, si bien pudo estar allí Toris también pudo no ser él, todas estas dudas no hacen más que confirmar que, atendido el estándar de convicción para condenar no ha sido superado, y solo cabe absolver por los delitos imputados a los acusados referidos al 13 de mayo de 2022. Se precisa que sí se tuvo por acreditado que Llanca Nahuelpi condujo el 12 de mayo el vehículo referido, porque la prueba incorporada al punto tenía las cualidades suficientes como para despejar toda duda en estos sentenciadores, y poder establecerlo de forma irrefragable, lo que no se logró respecto de la conducción los días 13 de mayo de 2020 en horas de la mañana y del 15 de junio de 2020, pues la prueba referida al punto consistía en declaraciones que presentaba una serie de contradicciones y cuestionamientos a su veracidad y concordancia, por lo que ello fue desechado, para ello que se requiere más y mejor prueba”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page