Corte de Apelaciones de Temuco confirma la prisión preventiva de imputado por extorsión y amenazas en Lautaro

La Corte de Apelaciones de Temuco confirmó hoy –miércoles 29 de marzo– la prisión preventiva de Guillermo Enrique Ñiripil Cheuquepán, imputado por el Ministerio Público como autor de los delitos consumados de extorsión y amenazas simples. Ilícitos perpetrados entre octubre y enero pasados, en la comuna de Lautaro.

La Corte de Apelaciones de Temuco confirmó hoy –miércoles 29 de marzo– la prisión preventiva de Guillermo Enrique Ñiripil Cheuquepán, imputado por el Ministerio Público como autor de los delitos consumados de extorsión y amenazas simples. Ilícitos perpetrados entre octubre y enero pasados, en la comuna de Lautaro.

En fallo unánime (causa rol 303-2023), la Tercera Sala del tribunal de alzada no dio lugar a la acción deducida y confirmó resolución dictada por el Juzgado de Garantía de Lautaro, que ordenó el ingreso del Ñiripil Cheuquepán y del coimputado José Domingo Pichunhuala Huentenao, al centro penitenciario que determine Gendarmería, por constituir su libertad un peligro para la seguridad de la sociedad, de la víctima y para el éxito de la investigación.

“Atendido el mérito de los antecedentes, las alegaciones formuladas por los intervinientes en audiencia y teniendo presente que no se encuentran controvertidas las letras a), b) y c) del artículo 140 del Código Procesal Penal, estima esta Corte que se aprecian, al menos en el actual estado procesal de la presente causa, los elementos fundantes que dan certeza a la existencia de los delitos por los cuales se ha emitido la orden de cautela personal, como la participación en los mismos por parte del imputado y en cuanto a la gravedad de los hechos denunciados, la formas y circunstancia de comisión de los mismos, el marco sancionatorio en abstracto que implican los ilícitos investigados respecto de las eventuales sanciones, la pluralidad de los bienes jurídicos que en definitiva afectan, hacen que efectivamente la libertad del formalizado GUILLERMO ENRIQUE ÑIRIPIL CHEUQUEPÁN, constituya un peligro para la seguridad de la sociedad y de la víctima”, sostiene el fallo.

Por tanto, se resuelve que: “SE CONFIRMA la resolución apelada de fecha veintidós de marzo de dos mil veintitrés, que decretó la medida cautelar de prisión preventiva respecto del imputado GUILLERMO ENRIQUE ÑIRIPIL CHEUQUEPÁN, dictada por el Juzgado de Garantía de Lautaro”.

Según el ente persecutor, alrededor de las 18 horas del 28 de diciembre de 2022, sujetos desconocidos ingresaron a un predio forestal ubicado en el camino entre Lautaro y Curacautín, lugar en que le exigieron a la propietaria una suma de dinero a cambio de permitirle la explotación de la plantación de pinos. Terreno al que, cerca de las 19:30 horas del 6 de enero de 2023, volvió a ingresar un grupo de desconocidos, quienes rompieron el medidor de la luz.

En tanto, en horas de la mañana del 9 de enero de 2023, Ñiripil Cheuquepán y José Domingo Pichunhuala Huentenao (en prisión preventiva) se reunieron con la víctima en un restaurante de la comuna de Lautaro y le exigieron la venta del campo, a través de Conadi, a la comunidad indígena Cheuquepán y le reiteraron que debía pagar para continuar la explotación maderera.

Horas después, vía Whatsapp, Pichunhuala Huentenao le envió un mensaje a la víctima, en el cual le informó que el monto que debía pagarles ascendía a $32.000.000 (treinta y dos millones de pesos). Debido a la negativa de la afectada, Pichunhuala le contestó: “Ahora los peñis quedan en libertad de acción, hasta luego, cuídese”.

Al día siguiente, 10 de enero de 2023, cerca de las 20 horas, volvieron a ingresar al predio de la víctima, sujetos desconocidos a bordo de tres camionetas, quienes dispararon al aire, cortando un árbol en la entrada del campo y dejaron aislando al cuidador del lugar. El 19 de enero, aproximadamente a las 16 horas, desconocidos prendieron fuego que arrasó con 15 hectáreas de pinos. Acciones de intimidación que obligaron a la víctima a suspender la faena de cosecha, para lo cual había contratado a la empresa Consorcio Maderero.

La afectada terminó accediendo a las exigencias económicas, por lo que giró un vale vista a nombre de Ñiripil Cheuquepán, por $18.000.000 (dieciocho millones de pesos), monto que fue cobrado ayer, martes 21 de marzo, en sucursal bancaria de Temuco.

Finalmente, según fiscalía, en octubre del año pasado Ñiripil Cheuquepán, junto a dos sujetos, concurrió hasta el predio Santa Hortensia, en la comuna de Lautaro, y le solicitó al encargado que le facilitara una retroexcavadora. Ante la negativa, Ñiripil le espetó: “Está bien, es tu decisión, espero tengas claro lo que pasará”. Quince días después, desconocidos ingresaron a dicho predio, sustrajeron especies e incendiaron la casa, dos galpones, un aserradero y un camión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page