HHHA realiza primer implante de conducción auditiva ósea de la región.

Para el hospital es un primer paso para comenzar a realizar implantes cocleares.

El hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena de Temuco es el primero en la región en realizar un implante de conducción ósea, que consiste en un dispositivo que transmite el sonido a través del hueso craneal directamente al oído interno.

El paciente, un joven de 18 años proveniente de la comuna de Cunco, nació sin conducto auditivo que lo llevó a tener una infancia y adolescencia diferente a  la de sus pares, en la que incluso debió rendir exámenes libres.

Según explicó la integrante de la Unidad de Otorrinolaringología, Dra. Loreto Nicklas, cuando el conducto auditivo no está presente, no es posible realizar una cirugía que pueda repararlo o fabricarlo en forma exitosa.  En esos casos lo más sencillo, y el primer paso es mejorar la audición utilizando un vibrador óseo que transmite los sonidos directamente al cráneo el cual necesita ser sostenido en la cabeza con un cintillo que, puede ser una banda elástica o un cintillo duro “No es muy amigable estéticamente, en especial para los varones y sobre todo para los adolescentes, en ocasiones es incómodo”. Para solucionar este problema ya no es necesario el cintillo, porque el dispositivo puede colocarse por sobre la piel, adherido con un imán. Este dispositivo cuenta con un procesador digital que reemplaza la función del oído externo y medio para estimular directamente, por transmisión ósea vibratoria, a la cóclea. Esta estimulación provoca que el sonido pueda llegar al cerebro y el niño o niña tenga la sensación de la audición.

Mejora la integración y autoestima

“Después de colocar el implante, que básicamente se atornilla al cráneo, y que cuenta con un imán que va bajo la piel, es posible pegar esta especie de audífono al cráneo sin cintillos que lo afirmen. Esto es mucho más cómodo estéticamente lo que, obviamente, es mejor para ellos en ese sentido ya que generalmente están en la época de la adolescencia por lo que tienen hartos problemas de integración y bullying de parte de sus compañeros” agregó la profesional.

El implante de conducción ósea es un dispositivo que transmite el sonido a través del hueso craneal directamente al oído interno. Cuenta de dos partes: una que se ubica quirúrgicamente debajo de la piel y el procesador de audio externo, que se coloca detrás de la oreja que se mantiene sujeto al implante por atracción magnética. A diferencia de las ayudas auditivas, que simplemente amplifican el sonido, los implantes auditivos de conducción eluden la parte dañada del oído externo y medio para enviar el sonido directamente al oído interno.

“El procesador es como un mini computador que capta los sonidos, los procesa y los transforma en energía vibrátil, entonces vibra y el cráneo transmite esa vibración hacia la cóclea y el usuario logra escuchar” puntualizó la especialista.

Para lograrlo, los implantes se adaptan en el paciente por medio de una cirugía y pueden ser más efectivos pues mejoran la capacidad para escuchar en entornos difíciles y ruidosos, identifican más fácilmente de dónde provienen los sonidos y pueden comunicarse sin dificultades.

“puede pasar de ser un accesorio para convertirse en un complemento que le permite a la persona relacionarse con seguridad con otras y realizar actividades como cualquier otro niño o joven, lo que se traduce en la calidad de vida que desea para él”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page